7º – 9º día – Rajastán (I Parte) – La Barbacoa

7º – 9º día – Rajastán (I Parte) – La Barbacoa
El estado del Rajastán se encuentra al noroeste de India, con casi 57 millones de habitantes, el Rajastán es donde habitaron los temibles clanes guerreros rajputas. Comenzamos nuestra andadura por Rajastán, en Jaipur (la capital), después de despertarnos con la sobrecogedora noticia de los atentados terroristas de Mumbay. Tras decidir que, en principio, la zona de India en la que nos encontrábamos era segura comenzamos la visita a Jaipur.
Jaipur, la puerta de entrada al desierto, cuenta con deslumbrantes fortalezas y palacios en lo alto de las colinas.
Tras visitar Jaipur, partimos rumbo a Pushkar, un pequeño pueblo a orillas de un lago sagrado donde los peregrinos acuden a lavar sus pecados. Este pequeño pueblo se caracteriza por ser estrictamente vegetariano y los lugareños han de desplazarse a las poblaciones colindantes para poder comer cualquier tipo de carne.
Aquí empezó nuestra aventura. Mientras estábamos comiendo tranquilamente en el Hotel, nuestro “chofer” vino a ofrecernos un plan para la noche.
– “Chicos, ¿Os apetece esta noche veniros conmigo y con unos amigos a hacer una barbacoa?”
A lo que nosotros, con ánimo de no ser unos rancios, aceptamos.
– “De acuerdo, nos vemos en la recepción del Hotel a las 6 p.m.”
Según lo que los occidentales entendemos por Barbacoa, el plan pintaba bien. Buen tiempo, buena carne, buena oportunidad para pasar un rato con gente local conversando a la luz de la luna…Sin embargo amigos, esto es India, y como venimos diciendo en nuestro Blog, has de estar preparado para que cada minuto te sorprenda.
Bien, os explico el panorama, los “artistas invitados” a tan suculento banquete eran:
– Lucky – Nuestro Chofer
– Sancho Panza – Otro chofer
– Camello Man – el dueño del tenderete que ofrece safaris en camello por el desierto
– De co-piloto y como GPS – un niño de 10 años que no tenía ni idea de cómo llegar al sitio
– Toni y Yo
Con este percal, partimos rumbo al pueblo más cercano a comprar la comida para el GRAN homenaje. (Toni y yo muertos de hambre)
La cesta de la compra fue la siguiente:
– 200gr de cordero
– 2 tomates, jengibre, ajo, mucho mucho ajo y chili verde
– Otra serie de potingues sin origen ni nombre determinado
– Una botella de Whiskie marca AC (como los hoteles) – Para los Indios
– Dos cervezas – Para Toni y para mi
Instrumental para cocinar (lo que vendría llamándose, platos, vasos, o cualquier tipo de recipiente donde hacer la comida) inexistente.
Bien, tras dos horas buscando el “Resort de Camellos”, donde supuestamente íbamos a encontrar todas las facilidades e instalaciones propias para hacer una Barbacoa, la imagen de la llegada al sitio en cuestión, fue dantesca.
Llegamos a una especie de pocilgas, sin luz, en medio del campo y rodeados de camellos y perros.
– “¡¡Chicos, ya hemos llegado!!. ¿No os parece fantástico?” Nos dice nuestro chofer mientras nosotros no sabemos como quitarnos la cara de Poker que teníamos en ese momento. A lo que nosotros contestamos…
– “Sí, si, perfecto, esto va ser una gran velada”.
Mientras Toni y yo bebíamos cerveza, observábamos famélicos como nuestros Chefs se disponían a preparar la cena. Con un cubo de agua, una palangana (suponemos que el recipiente donde comen los camellos), una bombona de butano, dos cuchillos y el suelo como vitrocerámica ultimo modelo, nuestros cocineros se dispusieron preparar el manjar que posteriormente íbamos a degustar.

Tras una hora y pico, cocinando y rodeados de Indios borrachos, la cena estaba servida y era el momento de “disfrutar”.

La cena estaba servida, servida en unos platos sacados de las pocilgas, limpiados eso sí con la camiseta sudada del “Camello Man”, sin servilletas ni cubiertos.

La ración por persona era: Un cuadradito de cordero, cien mil litros de salsa picante marrón y un pan amasado en el suelo condimentado con tierra. Para ellos la salsa era la parte “buena” del plato. La imagen de ver a los Indios comer era espectacular….ellos engullendo con las manos y nosotros tratando de no vomitar la salsa y tirando la comida a los perros disimuladamente. Toni una vez vio que el percal era muy duro, decidió subirse los calcetines y usarlos como servilleta.

Dicen que cada día se aprende algo, pues bien ayer Toni y yo aprendimos a hacer de tripas corazón y con una sonrisa en la boca agradecimos a nuestros anfitriones la velada.

P.D. La gastroenteritis del día posterior no nos la quita nadie y para más INRI nuestro querido Chofer nos ha propuesto la visita en Bikaner del gran templo Deshnok en el que se veneran a miles de ratas sagradas (vivas y corretando por supuesto)

Besos

Anuncios
Esta entrada fue publicada en India. Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a 7º – 9º día – Rajastán (I Parte) – La Barbacoa

  1. tita ange dijo:

    Bueno, ante tal fiestón he decidido dejar en este tramo del viaje de nuevo, solos a los recién casados. No creáis que es por algún motivo especial nooooooooooooo, es solo porque disfrutéis vosotros de tan agradable velada.
    P.D.- si sabéis contar no contéis conmigo para la próxima visita a ese templo. Gracias

  2. Lu dijo:

    Flipante! Viva el Fortasec!

  3. Oma dijo:

    Hola!!! como estais de la endiarrera???? Blanditos, pollitos de granjaaaaa, si a los choferes no les sienta mal el festín, pq os va a sentar mal a vosotros?????
    Por cierto interesante compañía para celebrar tu Santo…
    Sigue escribiendoooooooooo por fa
    Besos

  4. Mª Jesus dijo:

    Ganas dan de apuntarse con lo descrito, magnifica cena!. jajaajaja

  5. manusan dijo:

    Diossssss, que horror, sois valientes , si señor, yo, solo con ver las pintas de la ciudadania, voy a salir del hotel y una mie……… ¡ pa los indios y su barbacoa, juassssss, cuidaos, aunque en las fotos estas no veo a mi sobrinaaaaaaaaa, ¿ donde esta ? se la comen los camellos ?????

  6. Tania dijo:

    vaya tela!!!!!q sepais que he leido este post despues de comer y me habeis puesto un cuerpo….jijijijijij

  7. alucinante!………..que valientes!

  8. sandra dijo:

    no veo el momento de ver el templo de las ratas…. con lo fisna que es la Panto…jejejeje

  9. gonzo dijo:

    rajputas…no ase falta desir nada mas!!jajajja

  10. Miguel Cárceles dijo:

    Jajajajajaja!!!! Así se aprende a reconocer que vivimos como dios!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s