32º – 39º día – Calma Laosiana

Cartas desde Laos

Laos, (7 millones de habitantes) ha sido nuestro siguiente destino. Siguiendo los consejos de nuestra querida Lonely Planet, compramos un billete de avión para cruzar la frontera entre Vietnam y Laos, dado que el acceso al país por tierra podía convertirse en algo memorable. Volamos desde Hanoi hasta Luang Prabang.

Lo primero que nos sorprendió al aterrizar en Laos es que a pesar de ser un país que queda en medio del sureste asiático (tiene fronteras con Tailandia, Vietnam, Birmania y Camboya) tiene muy poco que ver con sus próximos vecinos.

Luang Prabang, la primera ciudad que hemos visitado, está rodeada por el Mekong y el Nam Khan y a modo de península está inundada de relucientes templos protegidos por la UNESCO. Es una de esas ciudades en las que apetece quedarse un poquito más, la tranquilidad de sus calles, la buena comida lao-francesa, la amabilidad de sus gentes, la variedad y categoría de sus “Guesthouses” (casas de huéspedes) y el ambiente que se respira hacen de ella una ciudad cautivadora. Alquilamos una bici y merodeamos durante todo el día por sus calles, sus templos y pedaleamos a orillas de sus ríos. Pasamos dos días en la ciudad y la dejamos pensando que quizá nos habría gustado estar un día más pero teníamos que llegar a Vientiane en unos 4 días y el tiempo es oro.

El tiempo es oro y las carreteras de Laos una mierda…nos dispusimos a tomar rumbo al sur, para alcanzar nuestro próximo destino, Vang Vieng. Para que os hagáis una idea, la distancia entre Luang Prabang y Vang Vieng es de tan solo 270km para los cuales empleamos unas ¡¡¡8 horas de trayecto!!!Entre que el minibús era una “carraca” y que las carreteras, en su mayoría puertos de montaña, quedan prácticamente intransitables por los aluviones que provocan las lluvias os podéis imaginar el viajecito. El conductor para dar más INRI a la situación iba parando cada 5 minutos. Por el camino compró cocos, compró ardillas muertas a una niña que las vendía, un par de veces paró para inspeccionar el estado de las ruedas, otro par de veces para mear, otra vez para asegurarse de que no habíamos perdido la mitad del equipaje en el trayecto y otro par de paradas oficiales para comer. Total 8 horas de trayecto en minibús que quedan en el recuerdo. Menos mal que nosotros íbamos concienciados. Concienciados y además bien acompañados. En el minibús conocimos a Jordi, un catalán afincado en Tokio desde hace tres años que estaba viajando solo por Laos. El trayecto dio para contarnos la vida y milagros de cada uno y dio también para decidir hacer el resto de nuestro viaje por Laos juntos. ¡¡Donde caben dos, caben tres y si caben dos tú también!!


Después de la super pateada desde Luang Prabang, por fin llegamos a Vang Vieng. Vang Vieng es una ciudad que está entre Luang Prabang y Vientiane (capital del país) y la verdad es que es una buena parada técnica. Buena parada técnica si no fuera porque el encanto de este pequeño pueblo se ha perdido para siempre. Menos mal que íbamos bien advertidos de lo que allí encontraríamos.

Nada más llegar aterrizamos en una Guesthouse, recomendada por nuestra guía, cuyo dueño es un noruego de unos 50 años que no se sabe muy bien qué “coño” hace viviendo 7 años en este pueblo, el mejor amigo del noruego, Juan Antonio, un americano de unos 60 años muy mal llevados, lleva viviendo el Laos 13 años y tiene un hijo físicamente Laosiano de unos 6 años. ¡¡Dos personajes como poco muy curiosos!! Haciendo un inciso, no sé si sabéis que a Roldan lo pillaron en Laos… ¡¡Ahí lo dejo!! Total, después de que el noruego nos enseñara la “mierda” de hostal que tenía, decidimos salir por patas y buscar otro sitio para dormir. No tuvimos ningún problema, al cabo de 5 minutos conseguimos un sitio que nos pareció más que decente para pasar la noche.

Siguiendo ahora con Vang Vieng. La mayor atracción actual del pueblo en cuestión es el “Tubing”, que consiste en alquilar un flotador y tirarse por el río, hasta aquí todo normal, sin embargo alrededor del río han abierto una serie de “baretos” en los que parar a tomar una cerveza o un cubata, por lo que la gran atracción del pueblo finalmente termina siendo ir a pillar una borrachera cuanto más gorda mejor. Cuando llegamos a Vang Vieng el panorama era de lo más patético. Cientos de “Guiris” borrachos y drogados inundan las calles. Viendo la situación, decidimos pasar en este pueblo el menor tiempo posible. Bien pronto por la mañana y evitando a todos los borrachos de turno, alquilamos unos flotadores y nos tiramos por el río. Después decidimos alquilar unas motos para ver si saliendo por los alrededores del pueblo, encontrábamos el encanto a la zona. Y lo encontramos, el tranquilo pueblo ribereño, el ambiente rural aun se pueden disfrutar en Vang Vieng, eso sí hay que alejarse del meollo de desenfreno que se respira en el pueblo y adentrarse en las pequeñas aldeas de alrededor. Después de un día y medio en la localidad, decidimos que habíamos tenido suficiente y que no queríamos que se nos relacionara con este tipo de turismo, y partimos rumbo a Vientiane (capital del país).

Vientiane, capital de Laos con unos 200 miles de habitantes, nos ha defraudado bastante. Creíamos que Vientiane sería una capital con encanto. Y sí puede ser que tenga su encanto, bañada por el Mekong, tiene una zona de paseo bastante agradable a orillas de este río. Pero además de esto, poco cosa más…Algún templo, ambiente tranquilo y quizá un toque europeo, herencia de su pasado colonial. Pero vamos, ¡¡Que para gustos colores!!Esta es nuestra humilde opinión.

Hoy dejamos Laos con la sensación de no haberle sacado del todo el jugo a este país, la falta de tiempo y quizá la dificultad para moverse por el país nos han dejado con la miel en la boca. Pero bueno, no descartamos que en un futuro, si todo va bien, volvamos para visitar la zona del sur del país que según cuentan es la más bonita.

Nuestro próximo destino es Myanmar (antigua Birmania). Haremos una parada técnica en Bangkok para obtener el visado y retrocederemos en el tiempo y en el espacio para adentrarnos en un país aislado por la comunidad internacional y paralizado por un régimen dictatorial.

¡¡Un beso fuerte!!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Laos. Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a 32º – 39º día – Calma Laosiana

  1. Mami dijo:

    Ufff!!!! Myanmar… suena a peligro…. cuidado… y como diría el iaio “al tanto”!!!!!!
    pasar rapidito por allí, de puntillas y con los ojos bien abiertos…..

  2. Mª Jesus dijo:

    Nena bonito Laos, si podeis saltar el proximo o acabad prontito mil besos y cuidaos.

  3. Giru dijo:

    una abraçadaaaaa

  4. Helena dijo:

    Ea!pues yo estoy de guardia,tengo turno de 6 a 8 de la mañana,son las 5 y no puedo dormir!!! Jaja gracias q tengo tus líos del viaje.. Pregunta: por q una nińa vende ardillas muertas? Por q el chalado del bus las compra? Se comen? Abrigos de pelo de ardilla? Mausoleos de chip y chop particulares? Q asco Ma dao!!

  5. Abuela Julia dijo:

    Nenicos tengo ganas de veros pero seguir difrutando de buestras aventuras que esos biages no se hacen todos los dias muchos besos y cuidaros

  6. Miguelón Chimpón dijo:

    Muuuuuuuuuuuuucho cuidadico con Myanmar, miarmas… Las dictaduras no son buenos destinos. Pero esperamos vuestro relato. Besotes!!!!

  7. sandra dijo:

    Panto! hacia bastante que no entraba y ya me he puesto al dia! seguid disfrutando pareja!

  8. angeles dijo:

    Uf la falta de tiempo me tenía un poco aislada del viajecito,es q algunos trabajamos,pero bueno se q estais bien y disfrutando. Un besazo y cuidaros

  9. Mercè Mateu dijo:

    Avui, dia del Sant de la Merli hem pensat en vosaltres. Feu molt bona cara a les fotos!!. Esperem que un cop acabada l’estada a Birmània, tingueu ocasió de tornar a dir hola. Una forta abraçada, estimats.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s