1erº – 4º día – Nueva Zelanda – Érase una vez un muy muy lejano lugar…

Nada más aterrizamos en el aeropuerto de Auckland (al norte de la isla norte del país) fuimos a recoger la que iba a ser nuestra casa para los próximos 17 días. La emoción al ver nuestra “super autocaravana” fue máxima. Esto de poder disponer de un espacio propio en el que almacenar nuestros pequeños tesoros, con el que poder trasportarnos, en el que poder comer y dormir nos fascinaba. No os penséis que tenemos una mansión de autocaravana, las medidas son 5 metros de largo por 1.7 metros de ancho, ¡Vamos que no llega ni a los 10m2! Pero la verdad es que estamos encantadísimos con nuestro nuevo “nidito de amor”.

Nuestra idea es recorrer el país de norte a sur. Empezamos por el norte de la isla norte. Desde Auckland partimos rumbo a Hamilton, desde allí a Rotorua, más adelante Napier y en este momento estamos en Wellington, al sur de la isla norte, haremos noche aquí para mañana coger un ferri que nos llevará a la isla sur. Hasta el momento podemos decir que hemos recorrido una parte de la isla norte del país. Nuestro camino abre paso a unos paisajes maravillosos, extensiones de montañas de color verde “primavera rabiosa”, un cielo azul casi turquesa que emana una claridad deslumbrante, vacas, ovejas, caballos y campo inmensas extensiones de campo. Una cosa que nos ha llamado mucho la atención es que en este país tan campestre apeas hay animalitos. Mientras en Australia te encuentras de todo tipo de animales, aquí en Nueva Zelanda por el contrario no se ven tantos a pesar de la apariencia de naturaleza salvaje que ofrece el país.

Vamos haciendo paradas en los campings cercanos a las ciudades por las que pasamos. Por unos 20 euros tienes acceso para dos personas y en ellos encontramos todos los servicios que necesitamos, desde televisión, cocina, baños, internet, electricidad, agua…en fin que estamos de lujo y de esta manera disfrutamos al máximo de la vida campestre de este país.

De las ciudades, la verdad es que poco que destacar. Son todas muy similares las unas a las otras, limpias, relativamente pequeñas e insípidas, realmente lo que las distingue las unas de las otras es el entorno natural que las rodea. Mientras Rotorua es una ciudad interior en la que la actividad geotérmica hace que encuentres “zonas termales” por toda la ciudad, hasta Napier, una ciudad costera en la que pudimos disfrutar de una zona de camping a 200m del mar. Ahora estamos en Wellington, esta mañana camino hacia aquí hemos parado en una reserva natural en la que hemos podido ver los aquí super famosos pájaros “Kiwi”. No sé si los habréis visto alguna vez aunque sea en fotos…muy a nuestro pesar y después de pagar 10€ cada uno por nuestra entrada al parque nos hemos dado cuenta de que los pajaritos en cuestión son aves nocturnos y los tienen encerrados en unas salas oscuras en las que no hemos podido echar ni una miserable foto…así que tras el rotundo fracaso de poder obtener una instantánea curiosa, hemos continuado con nuestro camino.

Os seguiremos informando de nuestras aventuras por este lejano lugar.

Un beso
Toni y Carmen

Anuncios
Publicado en Nueva Zelanda | 5 comentarios

3erº – 10º día – Sydney & Melbourne – No worries!!

En tan solo 10 días, hemos hecho 2.400km, la distancia que separa Brisbane de Melbourne, un largo recorrido a través de la costa este de Australia. Después del entorno hippie estilo años 60 que encontramos en Byron Bay, seguimos nuestro viaje rumbo Sydney haciendo dos paradas por el camino en Coffs Habour y Bulahdelah. La verdad es que poco hay que destacar de Coffs Habour y Buladelah, los pueblos aquí en Australia no tienen demasiada sustancia. ¡Qué contaros de ese motel de carretera con su “bareto” lleno de camioneros!, ¡Qué decir de ese hostal de mochileros repleto de jovenzuelos dándolo todo cada noche! Toda una experiencia que sin duda nos ha curtido para de aquí en adelante poder dormir en cualquier sitio.
Sydney es una ciudad dinámica, cosmopolita, limpia, cercana al mar, una ciudad en la que se respira buen ambiente y se nota que la gente tiene calidad de vida. Nos hizo un día de lujo y paseamos por la Opera House, deambulamos por “The Harbour Bridge” y comimos en un mercado al aire libre en “The Rocks”, un barrio cercano al puerto. Ya por la tarde fuimos a ver los “Jardines Botánicos” y a la que el hambre apretó fuimos al supermercado, compramos un pollo asado y como buenos mochileros, degustamos nuestra cena a la luz de las velas en el césped del parque más cercano. ¡¡El pollo estaba de rechupete!!

Rumbo a Melbourne, hicimos una parada técnica en Orbost, un pueblucho en medio de un inmenso parque natural, en el que tuvimos el placer de dormir en uno de los hostales más cochambrosos de todo el viaje, pero como era solo una noche y además muy barato, para los estándares del país, hicimos de tripas corazón y conciliamos el sueño. A eso de la una del medio día y después de hacer 1.035Km en dos días, llegamos a Melbourne.

Melbourne, ha sido nombrada recientemente, la mejor ciudad del mundo para vivir. Y la verdad es que no nos extraña. Con 3,9 millones de habitantes, Melbourne es una ciudad limpia, ordenada, con una red de transporte público fantástica, una ciudad en la que hace buen tiempo y situada cerca del mar. Melbourne es una de esas ciudades en las que apetece quedarse un poquito más…Quedarse un poquito más para pasear por el centro, salir a correr por la orilla del río, deambular por el “Queen Victoria Market”, disfrutar del ambiente nocturno…Quedarse un poquito más para “vivir” la ciudad. El martes por la noche quedamos con Matt, un amigo de mi prima Adelina, y fuimos a tomar unas cervezas y a cenar. ¡Encontrarse con gente conocida cuando estas en la otra punta del mundo, no tiene precio! Disfrutamos de una noche muy divertida

Ahora ya, desde el aeropuerto de Melbourne, esperamos la salida de nuestro vuelo hacia Auckland, Nueva Zelanda. 11horas de diferencia horaria con España y un nuevo e interesante país por descubrir.

Un beso
Carmen y Toni

Publicado en Australia | 4 comentarios

1º – 3er día en Australia – Saludos de parte de los Koalas!!

24 horas tardamos en llegar a Australia desde Bali…y es que parece que por mucho que creas que te has podido acercar a Australia (en el mapa Indonesia de Australia parecen estar a un tiro de piedra)…Australia siempre está lejos…Aterrizamos en el aeropuerto de “Gold Coast” cansadísimos después de un viaje en el que utilizamos todos los medios de transporte que existen…

Alquilamos un coche y sin más dilación, nada más aterrizar y una vez recogimos las maletas, que milagrosamente llegaron a su destino, decidimos hacer noche en Brisbane una ciudad que se nos antojaba podía ser adecuada para comenzar nuestra ruta por la costa este de Australia. Éramos conscientes de que una vez aterrizáramos en el “Primer Mundo” nuestro poder adquisitivo iba a caer en picado…y así fue, la única opción asequible que encontramos fue un hostal con dormitorios en los que compartes habitación con otros mochileros (20€ por persona, cuando en el sureste asiático hemos llegado a dormir por 4€ por persona).

Una vez hechos a la idea del tema presupuesto, decidimos salir a dar una vuelta por Brisbane. Después de tres meses pululando por Asia, aterrizar en la civilización impacta. Impacta ver las super carreteras, los super coches, lo limpio que está todo, lo civilizado que es todo y lo caro, cariiiiisimo que es todo. Nos hizo una tarde de lujo, tiempo perfecto y la verdad es que Brisbane nos pareció una ciudad en la que la gente tiene mucha calidad de vida.

Pero está claro que en Australia todas las ciudades serán muy civilizadas, limpias y ordenadas. A la mañana siguiente y queriéndonos adentrar un poco en la Wild life del país decidimos ir a una reserva de koalas en la que pudimos ver entre otros koalas, canguros, serpientes, emus y lagartos…Ya por la tarde zarpamos rumbo Byron Bay una ciudad un poco más al sur. Cual fue nuestra sorpresa cuando dando un paseo por la playa pudimos ver a lo lejos como las ballenas nos hacían carantoñas. Espectacular, nunca podríamos haber imaginado que fuera tan fácil ver ballenas en este país!!

Seguiremos informando sobre nuestras aventuras australianas.

Saludos desde nuestro motel de carretera

Carmen y Toni

Publicado en Australia | 6 comentarios

66º – 77º día – Y la vida sigue, mirada al frente, paso firme y mala leche…Bali&Gili Islands

Llegamos sin incidentes al aeropuerto de Bali. Después de unas tres horas de vuelo, habíamos llegado a lo que esperábamos fuese lo más parecido al paraíso…pero la verdad es que “Kuta”, la zona en la que desembarcamos a las 10 de la noche en Bali, distaba mucho, pero que mucho, de lo que nosotros teníamos en mente como paraíso.

Dejadnos explicaros…Kuta es la zona más turística de la Bali, en la que se congregan cientos de cadenas de hoteles lujosos en los que grupos organizados de turistas con su paquete de “todo incluido” hacen sus delicias. Pero la verdad es que aterrizar en Kuta con la mochila a cuestas a las 10 de la noche y esperando encontrar un sitio bueno, bonito y barato para dormir junto al mar fue una misión imposible. Después de dar millones de vueltas por la zona y darnos cuenta de que a lo que más podíamos aspirar era a un hotel ruinoso y con mucha “historia” por un módico precio de casi 40€ y ni de coña a orillas del mar, decidimos pasar noche en Kuta y por la mañana temprano escapar de allí. Y así fue, a las 7 de la mañana y después de un sueño ligero provocado por el horrible “tum tum” de las discotecas de alrededor, ESCAPAMOS.

Sanur, fue nuestro siguiente destino, una zona de la isla que nos habían prometido sería más tranquila y algo más asequible. Aunque los precios de los hoteles también distaban mucho de las gangas que habíamos encontrado por todo el resto del sureste asiático, conseguimos un hotel que estaba más o menos cerca de la playa y bastante decente. Nos quedamos dos días en Sanar, descubrimos una pequeña cafetería que servían unos batidos de fruta para chuparse los dedos y unas ensaladas muy muy ricas…Pero, dado que Bali no nos estaba ofreciendo lo que nosotros buscábamos, decidimos dejarnos de rodeos e ir directamente al sitio que por excelencia todos los viajeros que nos hemos ido encontrando nos habían recomendado visitar en Indonesia, las Gili Islands.

Las Gili Islands son tres islas situadas en el mar de Bali cerca de la isla de Lombok. Y allí fuimos, después de un movido trayecto en un “Fast Boat” (Barco rápido), llegamos a Gili Trawangan. Estilo supervivientes, el barco nos dejo en la orilla de la playa y cargados con nuestras mochilas volvimos a lo que para nosotros es casi ya rutinario, buscar alojamiento. Por supuesto, nada más desembarcar en Gili Trawangan nos dimos cuenta de que por fin habíamos llegado, esto es lo que estábamos buscando. Una isla, no demasiado abarrotada de gente, con ambiente joven, alojamientos limpios y asequibles a orillas del mar, variedad de restaurantes y unas playas de ensueño. Y lo tuvimos, encontramos un hotel a 100 metros del mar, una playa espectacular, aguas turquesas y arena blanca…Una semana de “lagrimita” como diría Toni y que hemos disfrutado a tope. Un día decidimos hacer una excursión de buceo con tubo, dado que ya habíamos desestimado la idea de sacarnos el título de buceo con oxígeno. Y la verdad es que el “snorkling” mereció la pena, pudimos nadar junto a tortugas marinas, peces de todas las variedades y colores y coral mucho coral multicolor…la verdad es que sin ser grandes expertos en el tema, el fondo marino que rodea a las Gili es espectacular y merece la pena asomarse aunque sea por una ventana chiquitita.

Y esto es todo, muy a nuestro pesar y con una gran ilusión por lo que se avecina decimos HASTA SIEMPRE a Asia, mañana partimos rumbo a Australia a ver si vemos koalas, canguros y todos esos bichitos que dicen inundan cada rincón de esta inmensa isla…
Pero eso sí estamos seguros de que a ASIA volveremos.

Publicado en Gili Islands - Indonesia | 7 comentarios

60º – 66º día – Ko Phi Phi – Oh…think twice, this is another day of you and me in paradice!

Después de unos días de relajación en Ko Samui y Ko Pha-Ngan, desembarcamos en Ko Phi Phi la última isla de Tailandia que nos disponíamos a visitar. Ko Phi Phi está situada en el mar de Andamán en la costa oeste de Tailandia. Si cerráis por un momento los ojos y tratáis de imaginaros esa isla de paradisíaca con la que alguna vez hayáis soñado, muy probablemente Ko Phi Phi sea vuestro destino idílico. Bañada por aguas totalmente turquesas y rodeada de playas de arena blanca, Ko Phi Phi es un lugar donde relajarse, tomar el sol, bucear, hacer amigos y disfrutar de la vida…

Disfrutar de la vida, bien acompañados. Subidos en el ferry que nos llevó a la isla conocimos a Iris y Oscar, una encantadora pareja de españoles (Ibiza) que después de casi un mes viajando por Tailandia, Ko Phi Phi era su próximo destino. Pasamos tres días geniales, mariscada de campeonato la noche previa a nuestro tercer mes de casados, mereció la pena…mejillones, bogavante, lubina, almejas…todo un festín que bañado con buena cerveza y buena compañía supo a gloria. ¡Sobre todo después de casi tres meses sobreviviendo a base de noodles, arroz y pollo! Al día siguiente, animados por Iris y Oscar, decidimos contratar una excursión para inspeccionar las islas que hay alrededor de Ko Phi Phi y aprovechar para bucear un poco. Subidos en un barco pudimos disfrutar de las playas espectaculares que rodean Ko Phi Phi (entre ellas Mai Leh, la isla donde se gravo la peli “La Playa” de Leonardo Di Caprio), buceamos con tubo y seguimos dándonos cuenta de que probablemente y sin darnos cuenta, estábamos en el paraíso. En el barco, conocimos a Bea y Frasco una pareja de ¡¡Almería!! Si, sí el mundo es un pañuelo, que estaban pasando su viaje de novios en Tailandia…Un día para el recuerdo, que finalizó con una exquisita hamburguesa de 250gr. para rematar la jornada de sol y playa.

Tras doce días de ensueño en las playas paradisíacas de Tailandia, decidimos continuar el viaje y volar a Kuala Lumpur.

Kuala Lumpur (1,5 millones de habitantes), capital de Malasia respira dinamismo por los cuatro costados. Es una urbe situada en plena jungla y presume de ser una de las ciudades más verdes de todo el sureste asiático. Las torres “Petronas” (los segundos rascacielos más altos del mundo) se alzan en pleno centro económico, aúnan la sofisticación moderna con el simbolismo islámico tradicional y muestran al mundo el poderío económico de la ciudad.

Tras dos días de parada técnica en Kuala Lumpur, nos dirigimos a Bali.

Desde el avión Kuala Lumpur – Bali os escribimos este post y volvemos a darnos cuenta de lo privilegiados que somos de poder estar viviendo esta experiencia y compartirla con vosotros.

Un beso y hasta la próxima aventura

Carmen y Toni

Publicado en Tailandia | 5 comentarios

50º – 60º día – Adaptándonos a las situaciones límite – Ko Samui, Ko Phangan

Advertencia: No nos hacemos responsables de los efectos secundarios que puede conllevar leer este Post. Rogamos a los usuarios de este Blog que extremen las precauciones antes de decidir seguir leyendo.

“Aquellos miembros de la población con características menos adaptadas (según lo determine su medio ambiente) morirán con mayor probabilidad. Entonces aquellos miembros con características mejor adaptadas sobrevivirán más probablemente.” Charles Darwin. El origen de las especies

Basándonos en el la teoría del origen de las especies y como buenos viajeros aventureros estos días estamos aprendiendo a adaptarnos a las situaciones límite que nos ofrece la vida…

Llegamos a Ko Samui (46 mil habitantes), esta isla al sur de Tailandia es un destino vacacional playero en toda regla. Rica variedad de playas, hoteles con estándares internacionales y con todas las comodidades que ello conlleva, rica variedad de restaurantes, buen ambiente nocturno y en general precios asequibles, todo un paraíso para todo el que busque buenas playas sin dejar de lado las comodidades que ofrece un sitio turístico y civilizado.

Ko Pha-Ngan (11 miles de habitantes) con sus aguas de color turquesa, es famosa por la “Full Moon Party” que mensualmente se celebra en esta isla de ensueño. Un paraíso para los mochileros que acuden aquí a desfasar. Playas de arena blanca y aguas cristalinas.

Pues bien, con todas estas complicaciones que Ko Samui y Ko Pha-Ngan nos estaban ofreciendo, no tuvimos más alternativa que adaptarnos al medio adverso que se nos presentaba. Nuestra rutina diaria estos días está siendo dura e intensa y estamos llevando nuestro cuerpo a unas situaciones límite que se acercan demasiado peligrosamente al límite de lo políticamente correcto. No sabemos si seremos capaces de sobrevivir a tanta comodidad y tampoco somos capaces de predecir las graves consecuencias que puede conllevar el seguir adaptándonos a este medio tan adverso para nosotros.

No queremos tampoco preocuparos demasiado y queremos que sepáis que poco a poco, estamos saliendo adelante y que a pesar de todos los contratiempos y complicaciones que hemos encontrado por el camino creemos haberlo conseguido.

Dormir, comer, tumbona, leer, playa, piscina, comer, leer, dormir, piscina, tumbona, comer, leer, dormir…Dormir, comer, tumbona, leer, playa, piscina, comer, leer, dormir, piscina, tumbona, comer, leer, dormir…Dormir, comer, tumbona, leer, playa, piscina, comer, leer, dormir, piscina, tumbona, comer, leer, dormir…

¡Os queremos, un beso fuerte!
Carmen y Toni

Publicado en Tailandia | 7 comentarios

45º – 50º día – Myanmar en estado puro

¿Habéis oído hablar de Aung San Suu Kyi? No queríamos que nuestro post de Birmania pasara por alto su historia. La vida de esta activista democrática, premio novel de la paz en 1991, ha transcurrido bajo arrestos domiciliarios. Esta mujer ha pasado más de catorce años arrestada por cargos y condenas más que dudosas, y eso cuando fue acusada de algo. San Suu Kyi fue finalmente liberada el 13 de noviembre de 2010. Fue recibida en la puerta de su domicilio por unas 3.000 personas. En Agosto de 2011, Aung San Suu Kyi se reunió por primera vez con el presidente de Birmania con la finalidad de supervisar varios programas de ayuda que lleva a cabo su partido. Parece que Birmania está avanzando hacia la dirección correcta aunque sea muy poco a poco.

Después de poneros al tanto de la historia de “La Señora”, tal y como la llaman sus conciudadanos, seguimos nuestro viaje.

Nuestro siguiente destino fue Mandalay, donde tras 10 horas de autobús nocturno, para variar otra odisea, pudimos ver el puente de teca más largo del mundo, de 1,2 km de largo, unas vistas impresionantes de la ciudad de Mandalay desde la colina de Sagain y deambular por Inwa atravesando sus caminos en coche de caballos y observando como los lugareños trabajan la tierra.

El último destino de nuestro periplo por Birmania fue el lago Inle. Este lago se encuentra en el Estado Shan, es un sitio donde mucha gente decide quedarse un poquito más. Un lugar tranquilo donde merodear en barco, en bicicleta o en piragua para empaparse de la maravilla del lugar. Pueblos flotantes que rodean el lago, jardines que surgen del agua, barqueros que reman con sus pies, cientos de monjes que de buena mañana y en fila india piden donaciones.

Viajar por Birmania es como viajar por un país donde el tiempo parece haberse detenido. Detenido no voluntariamente, sino detenido por una panda de dirigentes ineptos que mantienen a toda una población sumergida en el pozo de la opresión. Algunos refugiados y grupos defensores de los derechos humanos instan a los extranjeros a no visitar el país, pues creen que el turismo legitima el Gobierno actual y contribuye a su economía. La verdad, es que hay muchas razones por las que no visitar el país: un régimen militar opresivo, zonas restringidas a los extranjeros, tasas que hay que pagar al Gobierno, pocas y malas infraestructuras… Sin embargo, para nosotros las razones a favor de SI visitar este país pesaron mucho más: el turismo es una de las pocas industrias a las que los ciudadanos de a pie tienen acceso, es un país muy hospitalario en el que siempre una cara extranjera es bienvenida por los lugareños ya que somos una de las pocas ventanas que tienen al mundo exterior, las zonas del país en las que hay presencia de extranjeros son menos propensas a que se produzcan abusos de los derechos humanos. Por todo ello, consideramos que viajar a este país es totalmente lícito, eso sí tomando siempre determinadas precauciones y reduciendo al máximo el dinero destinado al Gobierno. Birmania merece una oportunidad, solo esperamos que sus dirigentes empiecen a dársela.

Un beso fuerte a todos

Publicado en Myanmar | 3 comentarios